Evaluación de potencial

Evaluación de potencial para la gestión del talento

En el actual escenario de Gestión de Personas, es importante obtener una fotografía de los potenciales presentes en la organización, para establecer y planificar procesos de retención de talentos, a fin de involucrar a los colaboradores y fortalecer su vínculo con la empresa.

Características individuales como los rasgos, creencias y valores, constituyen en su conjunto un factor determinante en el éxito profesional de una persona. Por esta razón, la evaluación del potencial y gestión del talento es una elección estratégica y un punto de partida para la planificación de intervenciones y planes de desarrollo.

El proceso de consultoría

La evaluación del potencial se lleva a cabo con la metodología de assessment center, integrada con la detección de las dimensiones personales o laborales capaces de explicar y dar sentido a los comportamientos organizacionales.

La metodología tradicional de assessment center se basa en la observación del comportamiento, corriendo el riesgo que las dimensiones de la personalidad motivacionales y cognitivas que subyacen a la acción y le dan sentido al comportamiento humano, queden subestimadas. Pese a ofrecer ideas interesantes para la evaluación, la mera observación del comportamiento, no ofrece a la vez, indicadores suficientes sobre cómo la persona vive y le atribuye sentido a la experiencia, y acerca de las razones por las que ¨elige¨ actuar de una determinada manera. El impacto de las características personales (rasgos, creencias, valores, etc.) en cambio, es central en el éxito profesional: por esta razón, el uso integrado de múltiples herramientas no puede pasarse por alto.

Las baterías de test, las pruebas situacionales (individuales y grupales) y las entrevistas individuales permiten destacar diferentes matices de la persona, profundizar posibles contradicciones y formular hipótesis más articuladas y precisas.

Baterías de test: los test miden variables como la personalidad, la motivación, el liderazgo y la inteligencia emocional y ofrecen información relevante para predecir el comportamiento que un sujeto podrá poner en marcha en una situación dada.

Pruebas situacionales: las pruebas situacionales se construyen de acuerdo a las características del contexto organizacional y permiten confrontar las impresiones de los evaluadores, además de observar las conductas puestas en marcha. Incluso en pruebas situacionales, el assessment center puede apoyarse en el BFCMap y adoptar pautas claras y compartidas para la observación de las conductas y la asignación de las competencias.

Entrevistas Individuales:  La entrevista individual es crucial para profundizar en las características personales y comprender cómo una persona ha vivenciado el assessment center.

Al termino de la fase del assessment center, se presentan los resultados en informes grupales e individuales. Además de describir en detalle las fortalezas y áreas de mejora, estos resultados ofrecen información esencial para establecer rutas de desarrollo y / o actividades formativas altamente personalizadas y orientadas a que la persona se alinee a la realidad organizacional.

WhatsApp Chat WhatsApp Chat